Exfoliada, la que yo te daba: básicos para lucir efecto “me siento en tu cara”

AHA, BHA, PHA… WTF?   

Todo lo que tiene que ver con la exfoliación suena a boyband de Kpop pero, en resumidas cuentas, esto va de lucir una piel tan impoluta como las de los BTS… 

Hoy vamos con los básicos de la exfoliación: tipos, cada cuánto, cómo exfoliarse sin dejarse la piel…   

Nosotros te contamos cómo va la movie y ya luego tú te exfolias lo que te venga en gana.   

¿Qué es y para qué sirve exfoliarse?

Antes de empezar, un poco de contexto por si te perdiste la clase de Conocimiento del Medio (o nuestro tutorial de cosmética para tíos que quieren pasar de noob al final boss de las cremitas).    

Tu piel (al menos la capa más externa) se renueva a lo reptil más o menos cada 30 días. Se desprende de células muertas y saca nueva temporada cada mes de manera natural.   

Con la edad, esto se raleeeentiiiiizaaaaa. Y eso se traduce en líneas de expresión, poros atascados, manchitas que no se quitan pasado el verano… más cara de no haber dormido 8 horas seguidas en los últimos 8 años.

Ahí es donde la exfoliación entra en acción: ayuda a “desincrustar” células muertas que se han quedado de after eterno en tu cara y acelera la regeneración celular. 

Chuleta. La exfoliación es bien porque:

  • Limpia impurezas, grasilla y contaminación. 
  • Hace que se te vean menos los poros.
  • Difumina manchas. 
  • Disimula líneas de expresión de la edad.
  • Prepara el terreno (como un buen petting) para que cualquier activo (cosmético, se entiende) penetre mejor.

En definitiva, una piel “te como la cara” y una buena exfoliada siempre van de la mano.

¿Qué tipos de exfoliantes hay y cuál puede ser tu match?

Exfoliantes físicos o mecánicos.

Son, para que nos entendamos, “los de toda la vida”. Micropartículas o “granitos” que arrastran células muertas cuando tú frotas.

Exfoliantes químicos.

Líquidos. Son ácidos o enzimas (no te asustes que no te dejan la cara como al Joker). Los más conocidos son los AHA, BHA y PHAs. Ojito: 

  • AHA o alfahidroxiácidos. Les van mejor a pieles secas o dañadas por el sol. Tienen propiedades hidratantes. Los más famosos son el ácido glicólico o el láctico. 
  • BHA o hidroxiácidos. Para pieles mixtas, grasas o con tendencia a la rosácea. Van guay contra puntos negros y poros abiertos como el pozo de The Ring. El más conocido es el ácido salicílico 
  • PHA o polihidroxiácidos. Primo lejano de los AHA. Sus moléculas son más bebesotas que las de los primeros y por eso no penetran tanto en la piel. Así que van guay para pieles muy sensibles     

❌ “Ok, pero cada marca dice que el suyo es el mejor. ¿cuál es EL GOAT?”

Depende de lo que busques para tu piel y lo sensible que la tengas. 

  • Si es más sensible que el principio de una peli de Pixar, PHA 1 vez por semana… 
  • Si tienes tendencia a grasa y puntos negros o poros abiertos… dale a lo físico y químico (BHA). Sin miedos.  

❌“He leído que los exfoliantes físicos causan micro-abrasiones en la piel”  

Meeec. Error.    

Mito de prensa. Por mucho que se empeñen en proclamar que los exfoliantes físicos causan microagresiones en la cara.   

Lo último demostrado (te hablamos de abril de 2022) es que los exfoliantes físicos… exfolian. Las ‘micro-tears’ en inglés o su (mala) traducción al español de ‘micro-abrasiones’ es un término marketiniano y no científico. No existen.   

❌  “¿Puedo combinar la exfoliación con otros ingredientes (vitamina C, niacinamida, retinol)?”  

En contra de lo que lees por ahí, puedes combinarlo con TODOS los ingredientes que te dé la gana.   

Los estudios científicos solo avalan sinergias positivas (o sea, que las cosas positivas se multiplican) si los combinas…. BIEN.   

Cosa distinta es que tú vayas con la piel dañada o irritada por la vida. Ahí el problema no son los cosméticos que te echas… sino que has abusado y tienes que pasar la resaca y volver poco a poco a la rutina.

¿Resumiendo? Marchando una de tips finales

 ✔️ Exfoliación siempre después de un buen lavado de cara. Recuerda que una carita limpia vale más que 1000 nudes. 

✔️ Luego aplica exfoliante en movimientos circulares por tu carita. 

✔️ Si te duele, lo estás haciendo mal. No te hagas el duro. Esto no es BDSM 

✔️ No te olvides del yo te doy cremita, tú me das cremita. Después de exfoliarte, chute de hidratante.  

PD. Y si quieres probar cómo sienta el efecto “pon ese culo encima de mi cara” literal, echa mano de nuestro Coffee Crush: nuestro recién estrenado exfoliante con olor a café intenso que no da descanso a los granitos, a las marquitas o a las impurezas del día a día. Un canteo en bote, vaya.




Coffee crush

Exfoliante facial anti puntos negros y granitos. Limpia en profundidad, desatasca poros, suaviza, hidrata, regenera tu piel.

Related Posts

Alergia al compromiso: lo hacemos… y ya vemos
    Amigos con derecho a roce, líos de una noche, aventuras, rollitos de primavera o amores de verano...
Read More
La Movida del Movember
    Prepúber, frondoso, rizadito, de lápiz o de herradura, a lo Dalí o a lo Cantinflas… y si nos deja...
Read More
Historias de terror para no dormir: ¿estamos obsesionados con vernos (y que nos vean) bien?
    Espejito, espejito, espejito… ¿Quién es el más guapo de la república independiente de mi casa?    ...
Read More